Esperan que migrantes salvadoreños lleguen a México

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió ayer que la decisión del Gobierno estadounidense de cancelar la protección a cerca de 200 mil salvadoreños ocasionará una oleada de solicitudes de asilo en México y Canadá.

El Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los ciudadanos del país centroamericano que fue otorgado en 2001 como un apoyo por los terremotos que azotaron el territorio en enero y febrero de ese año.

Además, la Administración del Presidente Donald Trump fijó el plazo para abandonar el país o buscar una salida legal a su situación para septiembre de 2019.

“La terminación del TPS y la preparación de la deportación de un gran número de personas a países que enfrentan una violencia considerable probablemente provoque un aumento repentino de nuevas solicitudes de asilo en Estados Unidos o sus vecinos México y Canadá”, dijo a REFORMA el portavoz de ACNUR William Spindler.

Explicó que el sistema de acogida estadounidense ya enfrenta un atraso de más de 600 mil solicitudes individuales que, al ritmo actual, tomará años para aclararse.

Por su parte, el Gobierno de El Salvador estudia la posibilidad de gestionar ante ambas Cámaras del Congreso estadounidense la posibilidad de que se emita una ley para que los 195 mil beneficiarios que han perdido el TPS, así como sus familiares —aproximadamente otros 200 mil—, obtengan una solución permanente, ya sea como residentes o ciudadanos.

La medida del Presidente Trump es diametralmente opuesta al espíritu de la ONU con respecto al trato a movilizados y al Pacto Mundial de Migración, que se espera que los estados miembro adopten este año en Marruecos, con el fin de lograr hacer de los movimientos fronterizos un fenómeno ordenado, seguro y regular.

 

Related posts